sábado, 1 de julio de 2017

2007, balada triste [IV]


Produce cierta cosica que nuestros más tiernos gurúes se empeñan en que no miremos a 2007 por aquello de no revolver la mierda, mientras la prensa inglesa y alemana, junto a alguno de los señeros del paddock, no hacen otra cosa que revisitarlo constantemente para intentar justificar que lo blanco era negro entonces y que así debe quedar para la posteridad. 

Fernando malo, Lewis bueno, el resto: caca, pedo, culo y pis, ya sabéis.

El caso es que iba a dejar la continuación de esta serie para agosto, más que nada por evitar úlceras estomacales entre el personal reacio a utilizar su inteligencia, pero puesto que ayer mismo, mi amigo Yhacbec López me pasaba la visión personalísima de Andrew Benson sobre los sucesos de Hungría de aquel año, expresada anteayer a la BBC: «A series of rows followed, culminating in a cataclysmic weekend in Hungary. Hamilton double-crossed Alonso in qualifying by refusing to let him by as agreed during the "fuel-run" laps, effectively denying him a fair shot at pole position. Alonso retaliated by blocking Hamilton in the pit lane so he could not do a final lap. Dennis failed to control the fall-out», he recordado las sabias palabras del Almirante Blas de Lezo: Todo buen español debería mear siempre mirando hacia Inglaterra, y voy a proceder a paliar el olvido intencionado de Benson, porque ésta se la sabe, vaya que la sabe.

En fin, habíamos dejado el asunto en la anterior entrega [2007, balada triste (III)] con la aparición en escena de la prensa británica en Mónaco.

Ya comenté que siempre he intuido que Bernie había mandado a sus perros contra Ron Dennis para que el cumplimiento de un contrato no estropeara el filón que suponía el piloto de Tewin: negro, joven, guapo y veloz y tal, pero hoy no toca ahondar en este tema porque Fernando, a pesar de haber visto ya las orejas al lobo, pasará de coliderar la tabla de conductores a ir bastante detrás de su compañero en tan sólo cinco carreras, tiempo durante el cual, la british press hace la vista gorda o echa sal según sean de graciosas las hazañas de su compatriota.

Después de Mónaco, Dennis ha pactado con sus pilotos que la extra-lap (menos combustible en el depósito y por tanto, mayores posibilidades de obtener la pole) se alternará a partir de Canadá, comenzando por Lewis. Es decir, son para Hamilton las extra-lap en las clasificaciones de Canadá, Francia y GP de Europa (disputado en el Nürburgring), y para Alonso las de Estados Unidos, Gran Bretaña y Hungría, y paro aquí porque como es de sobra conocido, en Hungaroring todo se irá a tomar por el saco.

Pero seguimos en verano y cabe recordar que escenificando muy buen rollo, la propia FIA se suma a la iniciativa pacificadora de Mclaren y duerme el asunto del spygate, aunque como duerme un cartucho en la recámara de una automática, porque lo despertará en cuanto el español demuestre una vez más que no está dispuesto a dejarse matar tan lindamente, vamos, justito después del Gran Premio de Gran Bretaña —prueba que gana Kimi y donde Fernando quedará por delante de Lewis—, y antes del Gran Premio de Francia, cita en la que la caja de cambios del MP4/22 del asturiano fallará quizás porque como dijo Pedro de la Rosa en la retransmisión, no usaba material fino fino...

El caso es que Dennis sigue acogotado por la prensa de su país a cuenta del incendio del espionaje a Ferrari cuando El Circo llega a Alemania, donde se disputará el Gran Premio de Europa. La extra-lap le corresponde a Hamilton pero no le sirve de nada porque terminará saliendo décimo.

Ferrari está fuerte, el de Oviedo aguanta, y el de Tewin naufragará cosa mala en carrera bajo el tremendo aguacero que cae en las primeras vueltas sobre el trazado alemán. Su coche no es capaz de sostenerse en pista y queda varado en la escapatoria de la curva número 1, junto a otros cinco pilotos que caen en la misma trampa: Button, Liuzzi, Speed, Rosberg y Sutil.

La imagen que tenemos en la retina todos se corresponde con el momento en que la grúa está depositando el monoplaza del británico sobre el asfalto y da la sensanción de que, por un casual, el cacharro encuentra a Lewis allí y se limita a maquillar las circunstancias. Algo sin malicia en todo caso. Pero no, la cosa tiene unos cojonazos como para hacérselo mirar, ya que Hamilton ha quedado a un palmo de las protecciones y Charlie Whiting manda la grúa a buscarlo a él, a nadie mas, con lo peligrosillo que resultaba.

La grúa recorre unos metros mientras se depliega el Safety Car, recoge el McLaren, lo eleva con la ayuda de unos comisarios y con él en la pluma retrocede otro puñado de metros hasta llevarlo a pista de nuevo...

La razón parece obvia. Alonso puede ganar la prueba —de hecho lo hará, pegando un soberano hachazo a la ventaja que le lleva su compañero—, así que hay que mantener la emoción como sea y contraviniendo el reglamento y poniendo en riesgo a toda la parrilla, la FIA retuerce la historia hasta el punto de que echando la vista atrás, aquel suceso produce risa si no fuese para llorar.

Mosley apretará aún más las gomas a Dennis en los días siguientes, Bernie y la prensa británica también, y Hamilton necesitará más que nunca la extra-lap de Hungría (no le corresponde) porque sin esta pequeña ventajilla está vendido, y todo esto sí justifica lo que sucederá en Hungaroring por mucho que Andrew Benson tenga otra perspectiva o nuestros gurúes nos indiquen que de nada sirve revolver en la porquería, salvo que seas inglés de Gran Bretaña, claro.

Os leo.


Anterior / Siguiente

7 comentarios:

enrique dijo...

Mira que me conozco el nudo y el desenlace, pero no puedo dejar de leerlo con emoción y rabia; tengo la impresión que si lo pensara muy fuerte pudiese cambiar el final.
En cuanto a lo de Benson... En fin, la típica desmemoria inglesa.

Pablo Aranda dijo...

Una de las mejores victorias de Alonso la de ese día, contra la lluvia, Massa y todo el mundo en general. El tema de la grúa me entristece no por la ventaja clarísima que da al piloto inglés, sino por el peligro que tú has mencionado, que quedó desgraciadamente comprobado en Japón 2014. Parece que la gente no quiso aprender de sus errores. Un saludo.

DeLorean dijo...

Antes que nada, te recomiendo una reciente entrevista a Roebuck, el único periodista puro F1 que respeto fuera de estas fronteras, diciendo claramente que "Fernando is the driver of the century" y comparándolo directamente con Gilles. Nada más y nada menos. Yo no diría tanto (aunque mi Nigel es mucho Nigel y si lo dice él hay que escucharlo), pero si 2007 supone alguna tacha en la carrera de un piloto, es en la de Lewis. No solo por estos capítulos (interesantes todavía en retrospectiva), sino también por haber mentido en ese Spygate que mencionas a la FIA (demostrado posteriormente) y al cual nadie juzgará ni subirá al patíbulo diez años después.
Un saludo

Bertor dijo...

La desgracia no es que 2007 sea una vergüenza para HAM. A él le da lo mismo. Después ha ganado 3 campeonatos. Lo malo de aquel año, lo que nunca podrá ser recuperado, es el giro que supuso en la carrera de ALO y que a partir de entonces no ha podido enderezar.

iñaki dijo...

Creo que ese punto que señala Bertor es fundamental para entender los últimos 10 años en la F1. Igual que Bernie presionó favoreciendo a Lewis años después lo hizo con Vettel.

Larra dijo...

Diría que fue Sato el que pasó rozando aquella grúa, que luego pondría en pista a Hamilton (acabó décimo, pero no me acuerdo bien). 1 punto. Quedaron iguales en puntos...

Ya dije que me parecía peligroso sacar la grúa con tanto coche saliéndose de la pista, más aún para poner solamente a uno de ellos de vuelta... Y llegamos a Japón 2014.

En fin...

Ronald Vera dijo...

Hola,saludos desde el otro lado del charco (Ecuador 🇪🇨),se dijo mucho sobre la forma en que Kimi fue despachado de Ferrari para que llegue Fernando, puedes escribir algo acerca de eso o si lo hiciste, me puedes dar el link. Un gusto leerte siempre.