miércoles, 2 de agosto de 2017

La mejor apuesta


Bueno sí, la situación de Honda era tan inostenible y apremiante que aún se siguen encontrando excusas para alargar el asunto. El divorcio era inminente, para julio estaba hecho. Ahora es finales de septiembre donde está la línea roja...

No me cansan estas tontunas de la prensa al respecto de la japonesa, ni que sigamos deshojando la margarita sobre el futuro de Fernando, lo que me apena de todo esto es la poca información relevante que encuentra espacio entre páginas y páginas dedicadas a la farándula, el bulo y las tonterías que jamás se cumplen.

En fin, ha comenzado el mes de agosto y cuando en apariencia no hay nada de qué hablar, vamos a seguir echando miguitas de pan en el camino por si alguna vez hacen falta.

Sí, sé que han terminado los test de Hungría esta tarde, pero mientras en otros sitios andarán a estas horas sacando conclusiones y elaborando estadísticas, vamos a echar el ratito hablando de lo que nadie habla. Y es que a finales de abril, cuando terminaba el plazo para sellar el pacto de convergencia que estará vigente el año próximo, Charlie Whiting sentenció hace tres meses que Mercedes-Benz, Ferrari y Renault cumplían eso de estar en prestaciones en un arco de 3 décimas de segundo de diferencia.

También es verdad que la decisión resultó como todas las cosas de Charlie: un poco de aquella manera...

Habíamos pasado sin previo aviso de una tasación de la convergencia por porcentajes, concretamente del 3%, a otra por décimas que se basaba en un modelo ideal que ni se explicó adecuadamente ni he llegado a entender todavía. Pero a lo que vamos, lo interesante del asunto es que Ferrari y Mercedes-Benz partían este año de un planteamiento más conservador que Renault y Honda, y para el que viene, al menos uno de los nuevos enfoques encaja en rendimiento en esas 3 décimas de diferencia que pretendía la FIA para 2018.

Y aquí quería llegar yo. Maranello y Stuttgart andan ahora mismo estirando sus proyectos híbridos estrenados en 2014, que deben servir hasta 2020, no lo olvidemos.

La fiabilidad es el quid de la cuestión. Ni la alemana ni la italiana han querido sacrificar este flanco por meterse en aventuras. Renault (y Honda, aunque no cuente para esta entrada ni para Whiting en abril), sí ha apostado por renovarse completamente, aunque, obviamente, ha penalizado mucho en cuanto a la fiabilidad de los cogieron durante lo que llevamos de 2017. Pero la gala, la temporada venidera cumple la convergencia y aquí cabe hacerse alguna que otra pregunta, ya que Mercedes-Benz y Ferrari acumularán cuatro campañas de vigencia entonces, mientras que Renault tendrá todas las papeletas para convertirse en la promesa de final de década.

La tranquilidad que reina en Milton Keynes es sintomática desde esta perspectiva. La austriaca tiene confianza en que más pronto que tarde habrá réditos y esperan, literalmente, su oportunidad.

Para la rossa y la plateada la cosa se presenta más peliaguda. El 30 de abril pasado se selló el futuro para todos los fabricantes, incluso para Honda. A partir de ese momento, Mercedes-Benz y Ferrari se ven obligados a ir con lo puesto hasta 2020 mientras que su rival francesa tiene todo un futuro por delante, y eso, salvo error u omisión, puede convertir a Red Bull en la reina del episodio final del ciclo híbrido, ya que la vitola TAG Heuer no es otra cosa que la versión premium del mejor producto de Viry-Châtillon.

Os leo.

6 comentarios:

Dani García dijo...

Kaixo, no acabo de entender lo de ir con lo puesto hasta 2020, te refieres a que no tienen tanto margen de evolución? O hay alguna medida restrictiva para ellos?

Agur bat

Jose Tellaetxe Isusi [Orroe] dijo...

Buenas noches, Dani ;)

Si hablamos en términos de ciclos seguro que nos apañamos mejor. El ciclo de Mercedes y Ferrari ha conseguido su cima o está a punto de hacerlo. El de Renault (y Honda) ha empezado.

La convergencia es un marco en el cual, los fabricantes se mueven en una distancia definida: 3% o o 3 décimas, da igual. Ferrari y Mercedes no van a poder moverse mucho salvo que los que vayan detrás se pongan delante, y eso cambia la perspectiva, pues ahora, los fuertes dependen de los débiles para avanzar.

En términos vulgarotes, la italiana y la alemana pasan de dirigir el cotarro a esperar instrucciones ;)

Un abrazote

Jose

keskusracing dijo...

Muy interesante la entrada, esperemos que el motor Honda empiece a funcionar más pronto que tarde. Por cierto, crees que habrá otra mejora aparte de la de Spa (si finalmente llega allí)? Porque ya se antoja complicada, aunque otros años Honda ha actualizado en Austin.
Un abrazo

enrique dijo...

Me da en la nariz que Red Bull va a poner sus huevos en dos cestas. Toro Rosso con Honda por si a los japos les da por hacer una maravilla, y ante la más que probable circunstancia de que Renault (escuderia), se convierta en una alternativa real al título, poder marcharse con la japonesa.

Jose Tellaetxe Isusi [Orroe] dijo...

Buenos días ;)

Kesku ;) Sí lo creo, ahora hay suelo a partir del cual desarrollar y avanzar, lo lógico es que vengan mejoras ;)

Enrique ;) Si se concreta por fin, Toro Rosso terminaría probando 3 de los 4 motoristas... No son listos ni nada los austriacos ;)

Un abrazote

Jose

enrique dijo...

Por este tipo de cosas esta Ferrari dando la turra con tener una escuderia "filial", y McLaren durante un tiempo tenia a Force India como su filial, hasta que Mercedes se cansó.