viernes, 6 de marzo de 2015

La culpa fue del Cha-cha-chá


El libro que estoy preparando para publicar antes del Gran Premio de España se sigue haciendo en el horno a fuego lento. Quizás más lento de lo que me gustaría, para qué vamos a engañarnos si nos conocemos.

La parte mala es que con el mes de Febrero que me he metido entre pecho y espalda, acumulo un retraso considerable porque tampoco os voy a mentir en esto: me cuesta lograr la necesaria concentración a la hora de corregir el texto... La buena es que, lisa y llanamente, puedo confirmaros que la gente que ha tenido acceso al primer capítulo completo, me ha trasladado un montón de buenas vibraciones.

jueves, 5 de marzo de 2015

No tiene puta gracia


El título de esta entrada es lo suficientemente explícito como para que los delicados de piel, melifluos y gente de mal follar, dejen de leer aquí mismo... 

Hecho el aviso, antes de nada quiero pedir disculpas por estos días de pellas, a los que habéis decidido continuar leyendo estas líneas, entre otras cosas porque entiendo que sois de la familia. Capaces por un lado de mantener la visitas al blog a un nivel que produce vértigo para lo minúsculo que soy y por otro, tan grandes como para interesaros por mí en público o por privado, o incluso para ofrecerme llaves, hogar y guía turístico, si preciso de unos días para descansar lejos de casa.

sábado, 28 de febrero de 2015

Buchones y arcángeles, Nacho


Guardo esponjas con las que enjuagarme en noches como la de hoy, en las que apenas cabe nada que decir pero en las que hay también, aullidos de manada que atender.

Nacho permanece postrado en la cama de un hospital buscando tal vez un culpable al que agarrarse para entender cuán de pesado e insoportable puede llegar a ser todo y a mí, me están tatuando un dolor en cada rodilla y un anagrama indescifrable bajo la clavícula derecha. Mis plumas se llenan de energía mientras me visten de señuelo...

viernes, 27 de febrero de 2015

Ya llega el sol


Iba a utilizar el título de la canción escrita por George Harrison para el álbum Abbey Road, pero me ha dado el día castizo y mejor lo dejamos así porque las pruebas de pretemporada se acaban, y en un par de semanas, comenzaremos a vernos realmente las caras en Australia.

Y lo digo así de tajante, porque a pesar de que hay quien opina que este tipo de test son muy productivos para el aficionado, sobre todo para el que hace acto de presencia en el circuito donde se celebran, yo, que no niego su interés ni lo negaré nunca, soy de los que piensan que la Fórmula 1 en la actualidad se ha vuelto tan compleja que ante este tipo de eventos, conviene cogérsela con papel de fumar.

jueves, 26 de febrero de 2015

Cura de humildad


Se me está echando el tiempo encima. Es cierto que los planes existen para ser sustituidos por los B, C o sin ir demasiado lejos los D, o incluso para quemar el último cartucho cuando el plan Z para gobernar el mundo ha demostrado ser un completo desastre, pero el 28 ya asoma las orejas por el horizonte y solo puedo decir que este mes de febrero me ha supuesto en líneas generales, un absoluto despropósito que no contemplaba ni en mis peores pesadillas.

En fin, todavía es 26 y hemos cerrado la primera jornada de los últimos entrenamientos de pretemporada. Fernando ha salido del hospital para descansar un poco en Asturias y hemos conocido también, que de puntillas se nos ha ido uno de los grandes nombres que jalonaron esa Fórmula 1 que paladeamos tanto en las tardes de morriña, Ducarouge. Y mientras tanto, nos quejamos de lo de siempre, de que nuestra impaciencia no encuentra satisfacción alguna ni más ni menos, porque el espectáculo tiene más prisa que nunca.

martes, 24 de febrero de 2015

Rumorología


Sorprendentemente sigo haciéndome mayor. Es un hecho. Cuando ves una pelea de barrio de esas que hace nada te atraían tanto y decides ni meterte en el charco, es que te estás haciendo mayor y por precaución, conviene que te lo vayas apuntando.

Dicho lo cual, sobre lo sucedido el domingo tenemos dos testigos presenciales: Sebastian Vettel y el fotógrafo Jordi Vidal, que coinciden en que el coche del asturiano no iba rápido en el momento del accidente, no hace ningún extraño y acaba contra las protecciones casi como si estuviera aparcando. 

lunes, 23 de febrero de 2015

Saltando la banca


Ayer fue un día extraño. La jornada se partió en dos en cuanto Fernando Alonso sufría un percance cuyas explicaciones (¿?), a estas horas siguen sin satisfacer del todo a los aficionados entre otras cosas, porque el suceso dio lugar a diferentes versiones que ahondaron en el caos que se produjo a continuación.

Bien es verdad que deberíamos estar acostumbrados a que de tanto en tanto sucedan este tipo de rarezas ya que salvo error u omisión por mi parte, aún andamos esperando que alguien nos aclare exactamente qué le sucedió a Maria de Villota, pues su accidente en el aeródromo de Duxford, como ocurre con las pruebas de pretemporada, competen más a las escuderías que a la FIA.