sábado, 6 de febrero de 2016

Halo. Protección insuficiente


No voy a andarme con rodeos: no me gusta la solución propuesta por el departamento de diseño de Mercedes AMG para proteger el habitáculo de los monoplazas, que al final, parece haber sido aceptada por consenso, por FIA, escuderías y pilotos. 

Dicho lo cual, como siempre que he hablado de este asunto he remarcado frente a los puristas del cockpit abierto, que la alteración de las líneas tradicionales de un vehículo de competición sólo era una cuestión estética ante la cual los aficionados nos acabaríamos habituando, no me queda otra que aceptar que aunque rematadamente feo, el Halo supone un gran paso adelante en la necesaria búsqueda de la seguridad.

viernes, 5 de febrero de 2016

¡Mecachis!


Comenté a inicios de 2014, que condicionar la evolución de las unidades de potencia a una serie de azarosos peldaños anuales, que diría Forges, organizados además, por número decreciente de segmentos revisables o tokens, era poco menos que envolver una trampa para osos en papel de regalo, ya que llevábamos encima unos años que entre absurdas economías, se había concretado día sí y día también, que quien daba primero daba dos veces en Fórmula 1, para colmo, desde febrero y con dos cogieron.

La paulatina reducción de horas de túnel de viento y de ordenador, la pérdida de entrenamientos y la abundancia de felonías tan estúpidas como diferentes en colores y sabores, han dado lugar a que no exista forma humana de recuperar el terreno perdido o no resuelto adecuadamente en invierno, lo que conlleva además, que quien no se haya visto favorecido por la diosa Fortuna, comience a plegar los trastos en verano y a poner velas a la Virgen por aquello de intentar ser el primero la temporada siguiente...

miércoles, 3 de febrero de 2016

La presentación del Renault


Estoy en una edad tonta y parece que resulta irremediable que me quede como inquilino en ella. Hoy he tenido un día bastante movidito que me ha impedido zascandilear en las redes sociales, y el caso es que después de almorzar, he bajado al estudio con la ilusión a flor de piel por ver la máquina que competirá este año bajo pabellón Renault, que como sabéis, ha sido presentada al populacho este mediodía.

Se me han saltado las lágrimas, pero de la risa. 

lunes, 1 de febrero de 2016

The host of Seraphim


La actitud profundamente esquizofrénica que lo mismo postula en la actualidad, que Ferrari está por encima de sus pilotos que convierte a Michael Schumacher en sinónimo de Maranello, lleva a este viejo tifoso a que sentirse inquieto ante la posibilidad de que tan pesada losa pueda suponer un palo en las ruedas de la nueva andadura de la rossa.

No hace mucho alababa la postura cauta que habían adoptado Arrivabene y Vettel ante las altas expectativas enarboladas por Sergio Marchionne para 2016, y hace menos, recordaba aquí mismo, que la leyenda de La Scuderia se había forjado más en las derrotas que en las victorias en Fórmula 1 y otras disciplinas del motorsport, y que se debía a Luca Cordero di Montezemolo la indisoluble alianza entre la rossa y lo más alto del podio... 

La batalla más larga


Me preguntaban el otro día sobre la razón de que me muestre tan poco optimista con los cambios previstos por nuestro deporte para 2017 o 2018, o cuando sea que se implementen definitivamente, ya que al parecer de momento no hay acuerdo, y como os comentaba el martes pasado, algún día me tenía que meter con esto de los tamaños en Fórmula 1, así que miel sobre hojuelas, que decía aquél.

Qué mejor momento que hoy para zanjar ambas cuestiones, mientras esperamos pacientemente a que los monoplazas de este año empiecen a desfilar por la pasarela y los dedos se nos hacen huéspedes por ver las novedades que nos deparará 2016.

viernes, 29 de enero de 2016

Fino humor inglés


Es viernes de enero todavía, por la tarde, y a estas horas de otros días como hoy, de enero también, apetecía charlar sobre Fórmula 1 porque El Circo ya se había puesto en marcha.

La cosa está malita y hasta Joe Saward se permite el lujo de criticar a los otros Joe Saward que en el mundo son y han sido. Hablar de ciertas cosas es pura redundancia, viene a decir más o menos. No lleva a nada sino a rellenar huecos como quien juega al Tetris, más o menos viene a afirmar. Desde luego que él sí que sabe de qué va esta cosa de andar sacando ases de la manga cuando la partida no da para más. A él me remito como autoridad en lo suyo, sí, en eso, para extraer como conclusión, que sin ser la persona más adecuada para señalarlo, no le falta ni un ápice de razón.

Adopta a Lewis


Bien está que Jean Todt reclame cierta contención a la hora de valorar la Fórmula 1 ya que las críticas la devalúan, y también, que Bernie Ecclestone recuerde a los aficionados a cuenta del debate abierto sobre el cierre parcial o total de los habitáculos, que un poco de riesgo viene bien al espectáculo...

Como digo, está bien que así sea, aunque a estas alturas del año —sin quererlo ni beberlo, ya nos hemos fundido enero—, me gustaría saber por qué parecen tener menos importancia los tres títulos conseguidos por Lewis Hamilton que los que obtuvo en su día Sebastian Vettel.