martes, 31 de marzo de 2015

Vaffanculo!


No me voy a molestar en esperar a que los lameculos de la renovación más bastarda que ha conocido Ferrari y que yo recuerde, reculen de sus estúpidas posiciones. Cesare Fiorio ha insinuado que Kimi va a ser el escudero de Vettel y por ahí no paso, corazones.

No hace falta hacerse fan nostálgico de Lotus ni babear por don Leo Turrini hasta el punto de tomarle prestado el apellido. Dije que FIAT entraba a saco a profanar el nombre de la mítica, que habían tumbado a Montezemolo de la manera más artera posible, y apenas 48 horas después de que rogara al Altísimo para que a Iceman no lo convirtieran en Mark Webber, viene un gurú del asunto y nos dice que la cosa puede estar hecha tras dos cagadas monumentales de la rossa con el hombre que fue llamado a poner las pilas a Fernando, y no pudo.

Órdenes de equipo


Hoy no está Celes para leerme pero estoy escuchando The Weary Kind y distingo su voz al otro lado del teléfono diciéndome ¡a que no tienes huevos! 

Mira que le contestaba yo a él: no le digas eso a un vasco, que es aviso de terremoto. Pero oye, nada, que aquí estoy, escribiendo a media tarde una entrada de esas que hago de vez en cuando y meto luego en frigorífico, a la espera de que el tiempo me acabe dando o quitando la razón.

A ver, a ver a ver...


El mundo rebosa traductores de la realidad que en su mayoría, se limitan a seguir como borregos a otros traductores que a su vez, consiguieron su titulación en una tómbola sin llegar a asimilar que la traducción en sí, es un arte que consiste en lastimar el original con sumo cuidado y si la ocasión requiere irreparables destrozos, minimizando siempre los daños.

No bromeo. Me he pasado media vida profesional entre traducciones y debo decir con orgullo que los que tradujeron mi obra al euskera, por ejemplo, lo hicieron sabiendo qué llevaban entre manos. 

lunes, 30 de marzo de 2015

Como lágrimas en la lluvia


No quiero ni pensar en cómo tiene que sentirse Daniel Ricciardo en este comienzo de sesión. 

Todavía estoy esperando a que los aficionados de toda la vida, los que veían Fórmula 1 cuando lo de Noé y el diluvio, se atrevan a mirar la temporada pasada con ojos limpios de legañas ya que hace tiempo que he dado por imposible, que al menos dediquen unas miserables líneas al sustituto de Webber en la tetracampeona del mundo. 

domingo, 29 de marzo de 2015

¡Grande, Ferrari!


No queméis los libros tan pronto, no formamos parte del reparto del Fahrenheit 451 de Ray Bradbury ni de la cinta de mismo nombre que dirigió François Truffaut.

Hoy ha ganado Ferrari en Sepang, y lo ha hecho contradiciendo las palabras de Maurizio Arrivabene: «En mis conversaciones con los jefes de Mercedes, Toto Wolff y Dieter Zetsche, el proceso que les ha permitido tener un año sobresaliente como el de este año fue una resolución tomada hace un par de temporadas. Llevó dos años para madurar en términos de soluciones técnicas. Ferrari probablemente pueda llegar al mismo lugar a finales de 2016.» 

Con escopeta recortada


Si el sueño de todo escritor es crear un universo propio pero a la vez reconocible, puedo decir que lo he conseguido aunque hacerlo no me haya sacado de pobre. Podría gritar ¡a lo Faulkner!, pero seguro que Sazatornil me llevaba al calabozo por faltar al respeto a mis mayores...

En fin, este miserable blog sigue cumpliendo con creces su cometido. Ha sido ver la carrera e intentar digerir cómo la grandisima e intocable Mercedes AMG se ha mostrado capaz de inmolarse por el bien del negocio, y echar la vista atrás por si por un casual encontraba las hebras que explicaran lo sucedido. Y ahí están, encerradas cada una en su correspondiente cristal, enseñando el dedo corazón a los que no reparan en su existencia y sonriendo a los que como la mayoría de vosotros, sabéis de sobra que no suelo dar puntada sin hilo.

sábado, 28 de marzo de 2015

Que no se nos pase el arroz


Independientemente de que a Kimi le hayan dado pizza fría por segunda vez consecutiva (2 de 2, para más señas), el podio logrado por Sebastian en Melbourne ha cobrado hoy en Sepang, un especial significado.

Es cierto que la calificación para el Gran Premio de Malasia tampoco resulta muy representativa dada la cantidad de circunstancias más o menos aleatorias que la han jalonado de cabo a rabo, pero en mi humilde opinión, ya podemos certificar sin demasiado temor a errar que Ferrari es hoy por hoy, la segunda escudería en liza y que sus dos pilotos, se mueven con sus respectivos SF15-T como peces en el agua, y nunca mejor dicho.