domingo, 5 de julio de 2015

Mi Felipe y ¡olé!


Quedaría feo por mi parte aludir a una conspiración que no he acuñado, así que dando por bueno que vivimos en un mundo diáfano cual agua cristalina, en el que no cabe pensar que Mercedes AMG tiene potestad para abrir o cerrar el grifo de la igualdad en la parrilla, aceptemos que queda muy bizarre dejar en manos de mi Felipe una carrera que tenía todas las papeletas para ser ganada, toda vez que los chicos de Grove habían destrozado a los de Brackley en los primeros metros de la prueba británica.

También es verdad que no es nuevo esto de recurrir al paulista para joder una temporada, o dos, o las que hagan falta. En Ferrari ya la lió parda dejando que Hamilton se intercalara entre él y Iceman en Turquía 2008, para posteriormente, clamar por la anulación de Singapur porque decía, allí perdió sus posibilidades ante el campeonato cuando la realidad fue bien distinta, pues en aquella cita se llevó la manguera puesta, en Gran Bretaña por poco se ahoga y en China, Kimi casi se duerme esperándolo para ponerle en bandeja la segunda plaza.

Lewis Hamilton is an arrogant ass


No se me ha perdido nada en la vida privada de Lewis ni en la de ningún otro piloto, faltaría más, aunque el título de esta entrada se corresponde palmo por palmo con el de un artículo de finales del año pasado que me hizo gracia y guardé, porque me recordó la cantidad de tonterías que se han escrito sobre Fernando Alonso, que nada tienen que ver con sus facultades como conductor de bólidos.

En todo caso, arrogante o no, lo importante hoy es el culo de Lewis, o mejor dicho, ese mundo de sensibilidades que comparten piloto y máquina, que Niki Lauda focalizaba en salva sea la parte de su anatomía.

sábado, 4 de julio de 2015

Algo va mal


«No piense bien —ni piense mal (segundas voces)—. No piense usted —y acertará (las segundas voces de antes)—. No sea usted original, don Fulano de Tal...»

Abro entrada con la letra de la canción No sea usted original del grupo «La madres del cordero» liderado por el tristemente desaparecido Moncho Alpuente, porque me la dedicó un amigo entrañable y porque hoy viene al pelo, a raíz de que el Nano ha tenido la feliz ocurrencia de advertir después de la calificación para el Gran Premio de Gran Bretaña, que si alguien no se siente capaz de aguantar la que se nos viene encima de aquí a Suzuka, mejor apague el televisor hasta el año que viene.

A Kimi le faltan «tokens»


Si nuestro gobierno admite que le ha fallado el nivel de comunicación con los ciudadanos, no quiero ni pensar qué demonios le está fallando a McLaren que no es capaz de explicar, en qué consiste su dilatada pretemporada ni qué rumbo lleva, lo que a su vez, da lugar a que los bulos aniden en cualquier esquina.

Acabo de despachar quince de una tacada, por cierto.

jueves, 2 de julio de 2015

El «show» debe continuar


Vivimos tiempos alarmantemente volátiles donde la memoria apenas supone un encender y apagar la bombilla de la mesilla de noche. Pestañeas y ya está, el pasado es olvido y el presente, algo que sabes que no te pertenece, que se escapará entre los dedos; que no volverá y a otra cosa, mariposa. Y el futuro, una zanahoria que compromete el presente y cincela el pasado porque jamás cumple su promesa de tratar en vida a todas sus hijas por igual...

Nos quejamos de lo que nos sirven en el menú pero no sabemos bien ni de qué ni por qué lo hacemos. Un sinvivir en el que lo de menos es que acertemos, porque lo importante parece que es continuar, infatigables al desaliento, leales al Leónidas que defenderá las Termópilas del espectáculo ése que debía haber amanecido con el advenimiento del proveedor único de neumáticos y el paso de los V10 a los V8, que sin embargo, no vemos por ningún lado nueve años después.

miércoles, 1 de julio de 2015

Aussie Grit


A tenor del material al que hemos ido teniendo acceso desde ayer tarde, nada de lo contado por Mark Webber en su libro Aussie Grit nos pilla de nuevas aquí. Punto por punto, se han ido materializando las cosas feas que entrevimos a lo largo de su periodo de convivencia con Sebastian Vettel en el seno de Red Bull, lo que por un lado me llena de odgullo y satisfación, que diría aquél, aunque no consiga disipar una extraña sensación de tristeza que quizá se corresponda con eso de que viéndolo, teniéndolo ante mis ojos, y por supuesto pudiendo compartirlo, ni vosotros ni yo pudimos hacer nada por evitarlo.

Me satisface saber que no andábamos errados, que los que lo estaban eran esos otros que se quitan las molestias de encima llamando conspiranoica a cualquier cosa que se menea. Pero lo que más me alegra de todo es saber que aussie se siente bien y ha sabido cerrar sus heridas incluso con el tipo que a la postre vino a machacarlo sin compasión, porque contaba con el beneplácito y apoyo del equipo, y por tanto, con una indiscutible superioridad aérea.

martes, 30 de junio de 2015

La carne en el asador


Williams viene fuerte. El chute que supuso para los clientes de Mercedes-Benz la actualización de software en Canadá, se ha manifestado positivamente en Force India y Lotus tanto en la prueba americana como el pasado Gran Premio de Austria, pero en Grove ha sido algo así como poner alas a los FW37...

El año pasado por estas fechas, la de Claire ya sufrió una situación similar, y aunque no era yo de los que apostaban en 2015 por ver algo parecido, lo cierto es que la británica ha roto todos mis pronósticos. Cosa de la que me alegro, sea dicho de paso.