domingo, 19 de abril de 2015

Permíteme que insista


No hace falta que esperamos a que Matías Prats nos asalte desde el televisor o cualquier esquina para decirnos: «Permíteme que insista.» Ya insisto yo.

En una hora, más o menos, Fernando Alonso disputará su tercera carrera de esta temporada. Y lo hará sobre un MP4/30 de McLaren que aún necesita algo de tiempo para estar al 100% porque todos sus rivales menos Lotus y Manor, que se dice pronto, acumulan un rodaje descomunal.

Amado líder


El aspecto sociológico de la Fórmula 1 daría como para llenar veintisiete Enciclopedias Británica con sus correspondientes tomos, y no entiendo muy bien por qué no hay quien se ha animado a abordar tan increíble reto. Las ventas estarían aseguradas y no sólo en el mercado español; la comezón por descubrir mitos a la mayor brevedad posible y levantarles altares, afecta a los cuatro puntos cardinales de nuestro mundillo.

No bastaba con que Faenza nos brindara un magnífico comienzo de temporada habiendo apostado por dos chiquillos que cada cual a su manera, nos está ofreciendo algo que posiblemente se acerca a eso que coincidimos en llamar deporte en estado puro. No, ahora hay que elegir bando.

sábado, 18 de abril de 2015

Magia negra


Entre finura y efectismo anda el mundo perdido. Si lo normal es que cualquiera te diga que en la actual Fórmula 1 es más importante la eficacia que la agresividad, en tardes como las de hoy, comprendes por qué sólo te gustan un par de tipos o a lo sumo tres en la parrilla, y por qué entre ellos, siempre está Lewis.

Es obvio que para calificar arriba, hoy más que nunca se hace necesario disponer de un buen coche. Hamilton lo buscaba cuando abandonó McLaren y Fernando hizo lo propio cuando dio portazo a Ferrari. También es indudable que la pole garantiza hoy de cara a la carrera, muchas más cosas que hace una década, por ejemplo.

Ferrari mala, Ferrari buena


Uno de los elementos de debate que mayor pimienta está introduciendo en este comienzo de temporada, es esa supuesta bipolaridad que aqueja a los seguidores de Ferarri, sean estos simples aficionados de a pie, estandartes del ferrarismo como Leo Turrini, periodistas como Paola Saluzzi o integrante de esa fauna que se define como de toda la vida y se autoproclama única defensora de Maranello.

A tenor de lo expuesto, da la sensación de que al menos existen dos Ferrari en la actualidad: la buena y la mala, la que merece la pena y la que merece ser olvidada. Pero el viejo sólo alumbró una, lo que nos pone en que hay por ahí suelto algún ingrediente que está dinamitando eso tan cacareado de que «La Scuderia está por encima de los nombres que la integran», ya que nadie puede negar que la de Il Cavallino se ha supeditado a la figura de Sebastian Vettel, como se plegó hace años a la de Michael Schumacher.

viernes, 17 de abril de 2015

Hay magia


El Gran Premio de Bahrein del año pasado nos trajo agradables sorpresas. Tercera prueba del Mundial 2014 (se disputó con anterioridad al Gran Premio de China), bastó que la presencia del Safety Car durante un puñado de vueltas decretara el fin de la ley seca, para que asistiendo a unos últimos giros sencillamente descomunales, se nos quitaran de encima la pesadumbre y hastío que nos habían producido Melbourne y Sepang.

El FRIC fue erradicado, Jules sigue postrado luchando por ver de nuevo una carrera, y la cosa sigue igual que siempre, por muchas nuevas medidas que se hayan introducido para valorar aquello del caudal ajustado a norma. Tanto, ahora que lo pienso, que los gatos de Gorliz se revuelven inquietos ahora como antes.

jueves, 16 de abril de 2015

Zarabanda, estribo y Bernie en Do menor


De noche, incluso los derechos humanos precisan reposo. En el horizonte aparece Bahrein y a Bernie le ha dado por afirmar precisamente ahora, precisamente ahora, repito, que la Fórmula 1 irá sólo a lugares donde se respeten los susodichos. Y a mí me da por pensar, si ha de ser la oscuridad más bella que el día porque en sus calles, todos los gatos por cojones han de ser pardos.

Mira que me lo tenéis dicho. Cada vez que acierto a poner Bahrein como ejemplo de cualquier mandanga me salís con China, Rusia y los Estados Unidos, y Brasil, y Malasia y Singapur, y os digo que paréis por Dios, que lo hagáis porque de seguir así nos quedamos sin calendario... ¡Parad, por el Altísimo os lo pido! 

¡Levántate y muerde!


Mentiría si os dijera que me ha sorprendido que habiendo escrito ayer noche: «Retiró a Michael Schumacher en un año perfilado para el triunfo de La Scuderia», el debate se haya centrado con naturalidad en la relación Alonso-Schumacher, dando poca o nula relevancia a mi insinuación de que 2006, fue realmente un año abocetado por la FIA para la exaltación de La Scuderia porque las horas del Kaiser en ella estaban más que contadas, como supimos luego...

Yo sé que sabéis, y cuando escribo lo tengo bien presente. Basta que alguien piense que entre los pilotos sólo existe competencia, para que todos mordamos el anzuelo. En eso consiste el juego, en que pensemos que la mano importante del truco es la que nos distrae y no la otra.