martes, 26 de julio de 2016

I'm sitting on top of the world


En cuanto vi a Lewis el sábado pasado, poniendo carita de ángel en la rueda de prensa posterior a la calificación, supe inmediatamente que de esta semana no pasaba eso de acumular un centenar de enemigos más. Como si tuviera pocos, que decía aquél...

A ver, tienes un amigo feo como un demonio y además le huele fatal el aliento, pero según el catecismo buenista, no puedes articular en la misma frase que le quieres con toda el alma a pesar de sus defectos, o que saldrías corriendo si te lo encontraras en un callejón mal iluminado, un suponer, no fuera a resultar el mismísimo dragón Smaug... 

lunes, 25 de julio de 2016

Ferrari puede... y debe


El aspecto cuñadil del asunto amenaza con amargarnos agosto, ya que sin carreras, incluso la teoría de cuerdas resulta una melodía tarareable durante ese mes...

No es por ser pesado, que también, supongo, pero llevo desde comienzos de julio —si no es algo más—, dando la tabarra con que ya se habían perfilado las canciones candidatas a ser nuestros bailables para este verano. Por suerte no se nos ha metido en la lista La Salchipapa‬, aunque a día de hoy no descarto que se acabe incorporando, pero puesto que he hablado recientemente de Rosberg, de Alonso y de McLaren, toca esta tarde romper una nueva lanza por La Scuderia.

¡Está lleno de estrellas!


El año que viene seguramente todo sea distinto. Todo es distinto cuando se lucha por la victoria. El buen rollo entre compañeros se quiebra, surgen aristas en las relaciones, aparecen las primeras víctimas y los inevitables culpables... Sin duda, el año próximo todo será distinto.

Pero estamos en 2016 y McLaren ha avanzado tanto que aquellas moñadas que surgieron alrededor del sexto puesto conseguido por Alonso en el Gran Premio de Rusia, han metido a sus promotores en un bonito atolladero porque evidentemente se podía soñar, tanto, al menos, como para seguir haciéndolo en mitad de verano.

domingo, 24 de julio de 2016

Aguantando el tipo


Si limpiamos de ruido la película de hoy, nos queda un Nico Rosberg que ha sabido aguantar el tipo a la espera de la siguiente oportunidad. Ha cedido el liderazgo en la tabla de pilotos a su compañero, en una arrancada infame que no le ha permitido abordar la curva número 1 en primera posición a pesar de salir desde la pole, pero ya sabemos todos, o deberíamos saberlo, que con los embrages de Brackley no se juega.

En sentido estricto, Hamilton tampoco ha salido bien por el mismo motivo. Los que sí lo han hecho han sido los dos cohetes de Milton Keynes, quienes no han sacado mayor provecho de una de las pocas debilidades de Mercedes AMG, precisamente porque el hijo de Keke ha conseguido revertir la complicada situación y se ha consolidado en la segunda posición a base de eso que les pedimos constantemente a los pilotos. El resto: Hungaroring en vivo y en directo...

sábado, 23 de julio de 2016

El diablo cojuelo


Si don Cleofás Leandro Pérez Zambullo levantara la cabeza, y fuese aficionado a la Fórmula 1, claro, doy por cierto que pediría consejo a su travieso compañero de aventuras por intentar comprender qué demontres sucede con nuestro deporte en España, que de puertas afuera no levanta cabeza porque es alonsismo puro y no ofrece cobijo a ningún otro piloto que no sea el asturiano, y de puertas adentro, mire Vuecencia por dónde, lleva tiempo cerrando filas alrededor de Hamilton viendo en cualquier oportunidad que presenta Rosberg, poco menos que un agravio que habría de suponerle su condena a pena de hoguera.

No contentos con aventurar que si pierde este Mundial el británico será más por injustas fatalidades que por falta de manos o arrojo, al vástago de Keke se le mira en estas tierras siempre de reojo, o aojado, que tanto viene a dar, cuando, al menos tan pillo como el de Tewin sorteando el reglamento o aún exprimiéndolo hasta sus últimas consecuencias, el teutón ofrece muestras de no tener ni un pelo de tonto.

jueves, 21 de julio de 2016

Los cuatreros


Mi hermano Julián debería haber cumplido hoy 65 años y comprenderéis que no me esté resultando nada fácil este 21 de julio. Me he levantado lleno de aristas que aún duran, y para colmo de males, me he desayunado con un tipo que se decía uruguayo, que afirmaba encontrarse sorprendido por la cantidad de odio que se vierte en España sobre Sebastian Vettel y Ferrari. 

Lo primero que he pensado al leerle ha sido que aunque fuese de Teruel o Apatamonasterio, a este gilipuertas no lo salva de ser un completo idiota ni la madre que lo parió, porque por suerte para este deporte, el vettelismo español está muy arraigado, y disfruta, además, de una envidiable fortaleza. Y en cuanto a la de Maranello, aseverar que aquí se odia a la rossa es proclamar a los cuatro vientos que no se tiene ni puñetera idea de Fórmula 1, que hasta en Gorliz se pueden ver los domingos alguna que otra camiseta con el escudo de Baracca, y no la mía, precisamente, puesto que es una M y ahora calzo con suerte una talla L y si viene un poquito holgada.

miércoles, 20 de julio de 2016

Algún día acertarán


Fernando sigue estando en el candelero aunque se arrastre por los circuitos, como afirman algunos.

Y es así porque por encima de sus títulos, a día de hoy, el asturiano es uno de los pocos héroes que le quedan a la Fórmula 1. Podemos negarlo una o mil veces, que no cambiará nada: Alonso es noticia siempre porque sin ayudas o a contracorriente, todos sabemos que es capaz de dar un zarpazo en el instante menos esperado —esto lo saben incluso los que le vapulean cuando parece estar en el suelo, y por supuesto, tambien los que aprovechan la más mínima brisa para vender una buena remontada...